Horario de atención al cliente de lunes a sábado de 9h a 21h
Cómo afeitarse la barba: consejos y errores comunes

Afeitarse la barba correctamente y poder lucir un corte arreglado y estético es todo un arte. No se trata de una cuestión de dificultad, pero lo cierto es que son muchas las formas de hacerlo en función de la maña y el tipo de barba que tengamos cada hombre. Ponerse un poco de espuma de afeitar, pasar la cuchilla una, dos, tres… veces y ¿listo? ¡Error! ¡Esto todo el mundo sabe hacerlo, aunque algunos acaben con más o menos trozos de papel higiénico tapando los cortes de la piel!

Afeitarse es mucho más que esto. Antes de nada, debes conocer bien el tipo de barba que tienes y evitar seguir cometiendo los errores más comunes que se repiten durante este proceso. Te desvelamos los mejores trucos para mejorar tu experiencia y lograr un afeitado de diez. ¿Cómo afeitarse la barba en siete pasos? ¡Sigue leyendo para lograr un acabado perfecto y dejar de pelearte con tu vello facial!

Paso 1: lavar e hidratar la cara

El preafeitado es muy importante, de eso no cabe duda. Antes de echar mano a la cuchilla (o a la maquinilla), lo primero que debes hacer es lavar bien e hidratar correctamente la zona del cuello y de la cara para disminuir la irritación y evitar cortes innecesarios. Este paso te ayudará a ablandar la barba y a suavizar el deslizamiento del filo. Un buen momento del día para hacerlo es después de la ducha, ya que así consigues debilitar el pelo y abrir los poros, por lo que la cuchilla pasará con mayor facilidad. Entre pasada y pasada, no olvides también hidratar tu rostro con agua tibia o caliente. ¡El agua fría la utilizaremos al final, para aclarar la barba y cerrar de nuevo los poros!

Paso 2: aplicar un jabón para el afeitado

En este punto vamos a establecer ya una de nuestras reglas básicas. No pretendas utilizar un mismo producto para todo y escoge los que hayan sido específicamente formulados para cada tarea. En este caso, recomendamos elegir un buen jabón para el afeitado elaborado con ingredientes naturales, que produzca la espuma necesaria para facilitar el deslizamiento de la cuchilla con mayor comodidad y para proporcionar la calma y protección que la piel requiere. Este jabón puedes aplicarlo sobre la barba con una brocha, aportando un extra de suavidad durante el proceso de afeitado.

Paso 3: comprobar el estado de la cuchilla

¡Cuidado con este paso! Es uno de los más sencillos, solo tenemos que comprobar que la cuchilla se encuentra en perfecto estado o si es mejor utilizar un recambio porque está deteriorada y puede provocar cortes, pero al mismo tiempo es el que más se nos olvida. Es importante cambiar las hojas o utilizar un nuevo utensilio al sentir las primeras molestias o tirones. ¡Solo así lograremos un afeitado óptimo y libre de irritaciones y enrojecimientos!

Paso 4: afeitado sin prisas

Una de las claves para no terminar con la cara llena de cortes y rasguños es dedicar tiempo y precisión a la tarea del afeitado. ¡No es algo que vayamos a hacer en cinco minutos! El afeitado lleva su tiempo. Se trata de realizar pasadas cortas y suaves, sin necesidad de apretar fuerte la cuchilla, para facilitar el rasurado sin agredir la piel. Uno de los trucos que recomiendan los profesionales a la hora de afeitase es estirar bien la piel por aquellas zonas donde vamos pasando el filo, ¡y tener mucho cuidado con los granitos!

En cuanto al mejor método, lo más aconsejable es pasar la cuchilla en la dirección en la que crece el vello facial, y posteriormente, cambiar a contrapelo para un mayor apurado. Comienza marcando el contorno para perfilar tu barba. Primero la zona de los costados, después el bigote y, por último, la zona del cuello. ¿Otro truco? Aplicar toda la espuma que se necesite entre pasada y pasada.

Paso 5: limpieza de utensilios

Un utensilio desgastado puede convertirse en tu peor enemigo y provocar fuertes irritaciones. Si la maquina no corta, es mejor no insistir y presionar. Nuestro consejo es retirar siempre la suciedad acumulada tras su uso y cambiarla con frecuencia según su estado. Ya sea limpiar la cuchilla, la navaja o la máquina de afeitar, debes hacerlo de forma suave y cuidando el utensilio para no dañarlo y que pueda proporcionar en todo momento el mejor trabajo.

Paso 6: adaptarse para una mayor precisión

Como ya sabrás, en cada zona del rostro varía la densidad de la barba y la sensibilidad de la piel, por lo que la clave para lograr un afeitado de diez es la adaptación. La cuchilla debe moverse en la dirección en la que crece la barba, pero habrá momentos en los que tengas que variar según los ángulos de la cara, utilizar la maquina eléctrica para zonas con mayor densidad, etc. La clave para un afeitado perfecto se basa en la capacidad de amoldarse para lograr un mayor apurado.

Paso 7: el aftershave

Esta loción post afeitado posee propiedades calmantes y cicatrizantes que la han convertido en el producto estrella. Como bien sabrás, se aplica con movimientos circulares suaves, especialmente en las zonas más irritadas, sobre la cara limpia con agua fría y seca. Este paso es esencial para cerrar el poro y calmar la piel, que llegados a este punto está de lo más sensible. No cometas el error de secar la cara frotándote con una toalla, ¡es mejor hacerlo con suaves golpecitos para no agredir más la piel!

Afeitarse bien es un arte que podemos dominar todos los hombres. Estos siete pasos responden a nuestra pregunta inicial, cómo afeitarse la barba correctamente para evitar cortes y no irritar la piel, ¡y ahora ya conoces los errores que debes evitar! La clave consiste en hacerlo con mucho mimo y cuidando cada detalle del proceso. ¡Aquí no hay prisas! En Mi Rebotica Gentlemen sabemos lo importante que es para nosotros seguir este ritual y utilizar productos específicos y adaptados a todos los tipos de piel, cosméticos de calidad que ayudarán a conseguir el mejor rasurado. ¡Dedica tiempo y cuidados, concéntrate en evitar repetir los fallos más comunes y lograrás afeitarte la cara como todo un profesional!

Comments (0)

No comments at this moment